CPDT
logo CPDT
Premio

Historia del Teatro en Patagonia

Tanto el Teatro como la Performance se caracterizan por ser hechos únicos e irrepetibles, prácticas artísticas efímeras que se disuelven luego de cada representación. Historizar dichas prácticas significa reconstruir cada acción a partir de documentos indirectos vinculados con la puesta en escena.

Teatralidades Encontradas: Modos de Ser y De Hacer Del Teatro Chubutense Actual (1992- 2012)

El teatro se manifiesta de muchas formas, se integra de diferentes modos en múltiples perspectivas que generan lecturas posibles sobre realidades siempre cambiantes. El teatro es encuentro entre tradición y vanguardia, entre lo propio y lo universal, entre búsquedas particulares y poéticas universales. El teatro es la fusión entre los diversos modos de ser y de hacer, de pensar el hecho teatral, de crear el convivio entre actor y espectador. Un espacio vivo, inestable, mutable sostenido por los grupos que son sus hacedores, su base, su razón de ser y su única posibilidad de continuidad. El teatro es cruce, encuentro y rechazo entre teoría y acción, entre hacer y pensar ese hacer, entre la técnica y la espontaneidad. El hecho teatral lleva su propio ritmo, genera sus propios tiempos, da lugar a procesos particulares cada vez. Los grupos de teatro saben todas estas cosas y muchas más.

La Rueda Teatro de Muñecos Animados Comodoro Rivadavia

La Rueda Teatro de Muñecos Animados
Comodoro Rivadavia

Saben que una fórmula no puede repetirse de puesta en puesta, saben que sus propios ritmos internos repercuten en los ritmos propios de la creación, saben que el verdadero encuentro con esa ‘cosa viva’ que es el teatro se da pocas veces y que cuando se logra es imposible de asir, y que siempre, siempre, será un arte efímero que terminará por diluirse tras el último apagón…  y ya no será teatro sino huella, reliquia, memoria.

Metateatro, Trelew

Metateatro, Trelew

El teatro se sostiene en esa la lucha por aprehender lo imposible que llevan adelante hacedores y espectadores, y por ese frustrado intento de retener apenas aquello maravilloso que sucede. Cuando estamos frente a ‘eso’ que desencadena emociones y sentimientos, sabemos -como espectadores- que se trata de un instante mágico que pocas veces se repetirá. Presentimos -como actores- que rara vez lograremos recuperar ese pedacito de cielo que quedó suspendido por unos instantes en la sala. El ser teatro se manifiesta justo ahí, en esos pocos encuentros entre uno y la magia, para dar paso luego al hacer teatro, a esa pelea desigual de uno contra ese destino inabarcable. No hay dudas al respecto: el teatro es principalmente un espacio vacío, un hueco sobre el que tendremos que trabajar cotidianamente, una construcción frágil e imposible destinada a desmoronarse. Pero lograr ese instante vale el resto y nos empuja a redoblar la apuesta, a empezar de nuevo cada vez, a esforzarnos por borrar las marcas de la obra pasada para encarar un trabajo nuevo que, para ser, necesitará partir de lo desconocido. Grotowski decía que siempre había que volver al primer día del teatro para revivir ese  primer encuentro, para empezar cada vez. Porque fue allí cuando asumimos el riesgo de crear desde el vacío y adentrarnos en lo desconocido.

Teatro Del Tablón (Esquel)

Teatro Del Tablón (Esquel)

La fortaleza del teatro está en sus grupos, puesto que son ellos quienes generan el ‘ser’ del teatro. La debilidad –quizás no sea esta la mejor manera de decirlo- está en el ‘hacer’, en los procesos de producción, en las dificultades que los grupos encuentran para poder sostener en el tiempo sus creaciones.

Este trabajo se centra en el desarrollo del teatro chubutense de los últimos veinte años, en sus poéticas, modos de gestión y de organización.

  1. Fundamentación teórica

Sabido es que nuestra mirada como investigadores permea aquello que observamos, puesto que de forma indirecta lo atraviesa. En las artes en general y en el teatro en particular, es posible observar cómo los métodos utilizados para el análisis transforman el objeto de estudio. Un objeto de estudio que -como bien señala Massip (2004:12)- tiene la particularidad de ser un objeto de estudio ‘ausente’, imposible de asir. El teatro es un arte vivo, efímero, un espacio-tiempo que se disuelve después del yo-aquí-ahora de la representación. Investigar el teatro chubutense tiene la dificultad añadida de que en general en Chubut no se realizan críticas de los espectáculos. La historia del teatro es, como explica nuestro autor, también la historia de los métodos utilizados:

Comprender el teatro chubutense actual nos ubica en la doble perspectiva de la reconstrucción histórica de procesos y espectáculos, a la vez que nos sitúa en el abordaje crítico de las producciones actuales de los grupos.

La práctica teatral nos instala en diferentes niveles de comprensión que determinan la coexistencia de múltiples lecturas sobre el hecho teatral. Para poder articular estos diferentes niveles recurrimos, en primer lugar, al modelo de  integración metodológica propuesto por De Marinis (1997). En este trabajo el investigador italiano da cuenta de la necesidad de integrar aspectos y fundamentos de análisis provenientes de metodologías propias de la semiótica, la historia, la antropología y la sociología. La particularidad de nuestro objeto de estudio -los grupos, las teatralidades, los modelos de gestión y de funcionamiento- requiere de diversas miradas que generen un espesor de signos lo suficientemente interesante como para poder abordar cada realidad desde una arista específica. Si tenemos en cuenta que lo relevante de una investigación que tiene por objeto de estudio comprender la diversidad de prácticas que genera lo teatral, entonces es claro que no es posible establecer coordenadas a priori que clasifiquen en una sola forma las múltiples propuestas.

Es por ello que buscamos identificar ‘modos de ser y de hacer’, ‘modos’ como una categoría abierta, como una forma de acercamiento a los grupos y sus estrategias. ‘Modos’ como una manera de adentrarse en las propuestas específicas de los grupos analizados.

La Rueda Teatro de Muñecos Animados

La Rueda Teatro de Muñecos Animados

Los marcos metodológicos desde los cuales abordar los trabajos que realizan los grupos de teatro hoy –esto es en definitiva estudiar los modos de ser teatro y de hacer teatro-  proponen como elemento central lo que De Marinis denomina “ver hacer teatro”, un acercamiento al proceso de producción como estrategia de asir aquel objeto ausente.

Una idea que se asemeja a la que fuera desarrollada en nuestro contexto por José Luis Valenzuela, en sus reconocidos trabajos sobre el teatro de Paco Giménez, entre otros (De Marinis: 2005; Valenzuela 2004 y Valenzuela: 2009) Al respecto señalaba Dubatti (2004:3) en el prólogo a Las piedras jugosas:

Para estudiar el teatro –predica Valenzuela con su ejemplo- no alcanza con una rápida, superficial descripción confiada en modelos infalibles, o con la reunión de algunos documentos. Estudiar en serio implica meterse ‘adentro’ mismo de la materialidad teatral, vivir los ensayos y los procesos de composición, los entrenamientos y las aventuras experimentales, ver los espectáculos una y otra vez, dialogar con los teatristas, escucharlos atentamente, participar en los convivios de trabajo y en las funciones.

El proceso de reconstrucción de los espectáculos es un componente de la investigación que facilita la comprensión de la manera en la que el director –la mayoría de las veces- o el grupo –en otros momentos- seleccionan y determinan la materia con la que desarrollan sus producciones.

Las conversaciones informales y las entrevistas con los hacedores teatrales nos permiten perfilar cómo un grupo se describe a sí mismo, el lugar que cree ocupar en el medio en el que se desenvuelve, la relación que establece con otros actores culturales y  desde qué parámetros construye su propia idea de lo teatral. A partir de estas definiciones es posible reconocer cuáles son los objetivos y metas que cada grupo se propone en función del hacer y delinear las coordenadas de espacio y tiempo que permitan visualizar la posición que el grupo ocupa en el campo teatral chubutense.

  1. Descripción de los materiales y métodos utilizados

El diseño de la presente investigación tuvo en cuenta diversas metodologías y enfoques teóricos desde una perspectiva integradora, buscando que los métodos utilizados nos permitieran describir el funcionamiento de cada grupo desde las particularidades que lo definen, y desde las diferencias que dan lugar a la construcción de la propia identidad. Pero este planteo no fue el punto de partida de esta investigación. Nuestras primeras conjeturas sobre el tema apuntaban a la construcción de modelos específicos, sólo después de extender nuestro mapa y comenzar a recorrer el territorio nos fue posible comprender que cada grupo requería de una mirada particular y una escucha diferente, que en cada análisis debíamos poner los acentos en distintos elementos, porque sin estos recaudos no podríamos acceder a los diversos modos de ser y de hacer teatro chubutense actual.

Así pues ‘modos’ en este trabajo se propone como un interrogante, como una forma con la cual identificar la manera en que los grupos conciben su propia práctica. ‘Modos’ como una forma abierta, un tipo de acercamiento entre los grupos y sus estrategias de gestión y producción. ‘Modos de ser y de hacer’, mirada desde la cual situarnos y posicionarnos entre los deseos esbozados por los grupos y las concreciones. ‘Modos’ es también una estrategia para ubicar las múltiples escrituras que nos permitan encontrar lo particular en el análisis de cada grupo, puesto que nuestra tarea principal es descriptiva.

La primera etapa del trabajo consistió en la elaboración de una base de datos en la que se registraron los grupos chubutenses activos en el período comprendido entre 1992 y 2012, con extensión a 2013, en lo referido a estrenos y nuevos grupos. Tomando como corte de este registro diciembre de 2012, podemos establecer que en el período estudiado hemos contabilizado cincuenta y siete grupos y elencos independientes. Tuvimos en cuenta como dato excluyente que se tratase de elencos o grupos que hubiesen producido al menos un estreno entre 1992 y 2012, con extensión a 2013, para determinar la continuidad en el hacer de los grupos con larga trayectoria. Sin tener en cuenta  si tuvieron más de una obra estrenada o un número mínimo de funciones. Este registro se realizó a partir de:

  • Documentos varios referidos a presentaciones en encuentros, certámenes y fiestas del teatro chubutenses Nos referimos a materiales tales como: gacetillas de prensa, programas de mano, actas de concursos, programaciones de festivales, entre otros.
  • Registro de hemerotecas (principalmente digitales)
  • Lectura de blogs, páginas de Facebook y otro tipo de publicaciones on line de los propios grupos.

Teniendo en cuenta los resultados obtenidos, para esta primera etapa de la investigación seleccionamos entre los muchos modos posibles de ser y de hacer teatro en Chubut a los grupos ‘Del tablón’ de Esquel (vigente desde 1981), ‘Metateatro’ de Trelew (vigente desde 1996) y ‘La Rueda Teatro de Muñecos’ de Comodoro Rivadavia (vigente desde 1999), como unidades de análisis en donde realizar nuestro trabajo de campo.

Es preciso aclarar que algunos criterios de selección se propusieron en el proyecto inicial, como el hecho de seleccionar a grupos con más de diez años de trayectoria, mientras que otros se consolidaron durante el desarrollo del trabajo de campo específico, como el de trabajar con grupos que tuviesen sala propia, a excepción de los titiriteros dada su modalidad de gestión y producción, pero que sus últimos trabajos se han desarrollado en relación con la sala del Museo del Petróleo como ámbito de producción escénica.

El trabajo de campo específico se realizó contactando los grupos en sus propios lugares de residencia (Trelew, Esquel, Comodoro Rivadavia), de esta manera fue posible observar de forma directa los espacios utilizados como lugar de ensayo y funciones, la organización interna del grupo, abordar cuestiones relacionadas con la producción de espectáculos y con la gestión de las propias salas. En esta etapa realizamos:

  • Entrevistas a directores y actores de los grupos seleccionados. Si bien se trabajó durante la entrevista con un cuestionario base referido a la organización y gestión interna de los grupos, se realizaron entrevistas abiertas en las que se fueron abordando diversos temas vinculados a la actividad teatral en la provincia.
  • Análisis de diversos documentos vinculados con las puestas, facilitados por los propios grupos como programas, notas de prensa, gacetillas, críticas, entre otros. Estos materiales sirvieron para repensar los datos brindados por los entrevistados.
  • Visita a las salas y espacios de ensayos (Sala ‘Metateatro’ en Trelew; ‘Tercera llamada’ en Esquel, Sala Museo del Petróleo, Comodoro Rivadavia)
  • Análisis de espectáculos y procesos de producción. En el caso del análisis de los espectáculos en el período específico del trabajo de campo de esta investigación se limitó al grupo comodorense, con anterioridad hemos asistido a varias presentaciones de los grupos seleccionados.

De manera complementaria al trabajo específico con los grupos realizamos una serie de acciones en fiestas y encuentros provinciales[2] de teatro llevados a cabo en Comodoro Rivadavia en el período 2012-2014:

  • Fiesta del Teatro Chubut 2012 (Selectivo provincial)
  • Fiesta Teatro en Primavera (internacional) 2013
  • Fiesta del Teatro Chubut 2014 (Selectivo 2013)

En el marco de dichas fiestas realizamos:

  • Estudios de público
  • Encuestas a los grupos participantes
  • Entrevistas informales
  • Visionado de obras

Con respecto a los estudios de público aclaremos que los mismos brindan información destacada para comprender no sólo cuestiones referidas a la recepción teatral específica sino que también, nos permiten comprender el lugar que el grupo ocupa tanto en el campo teatral propiamente dicho como en el contexto cultural general. Se trata de un abordaje interpretativo, basado en técnicas de recolección de datos de corte cuantitativo y en  entrevistas y trabajos de campo de tipo cualitativos. La integración entre ambas metodologías de investigación nos permite obtener información relevante sobre:

  • El lugar que ocupa el grupo en cuestión en el campo cultural general.
  • La relación entre la propuesta estética de los grupos y la recepción que de la misma hacen los espectadores.
  • La relación entre el desarrollo del proceso productivo del espectáculo y el número de funciones/espectadores.
  • El imaginario simbólico del propio grupo. ¿Cuánto se piensa en el espectador a la hora de construir la obra?

También se realizó una lectura crítica de diversos materiales publicados relacionados con el teatro en Chubut, en función de la elaboración de un estado de la cuestión exhaustivo sobre el tema. Además de trabajar con los textos publicados se han consultado y clasificado blogs, páginas web y publicaciones en redes sociales (como Facebook) elaborados tanto por los propios grupos como por las direcciones y secretarías de cultura de las diversas localidades chubutenses, y por el Instituto Nacional del Teatro de Chubut.

  1. Resultados obtenidos y análisis de los mismos

Con los datos obtenidos de las pesquisas realizadas hasta la fecha hemos podido generar una imagen aproximada del teatro chubutense actual. Los siguientes gráficos se introducen con el objetivo visualizar algunas de las dinámicas presentes en el teatro chubutense desde 1992 hasta la actualidad. El Gráfico 1 da cuenta del número de grupos existentes en la provincia durante el período comprendido entre 1992-2013 (corte seleccionado para la presente investigación) y su distribución por ciudades. Sobre un total de 57 grupos, 23 se localizan en Comodoro Rivadavia, 10 en Trelew, 9 en Esquel, 7 en Puerto Madryn, 2 en Sarmiento, 2 en Lago Puelo, 1 en Rada Tilly, 1 en El Hoyo, 1 en Trevelin, 1 en Rawson. Cabe aclarar que entre los grupos incluidos en el corte de inicio -1992- cinco venían funcionando con anterioridad a dicho corte. En el Gráfico 2 se destaca el número de grupos registrados en Comodoro Rivadavia, sumado Rada Tilly y Sarmiento al 46% del total de los grupos registrados en la provincia. Los restantes se ubican 31% en el Valle y 23% en la Comarca.

En el gráfico 3 podemos observar cómo de los 57 grupos registrados en el período 1992-2013, 26 presentan algún tipo de actividad (nuevos estrenos o continuidad en las presentaciones) en los últimos cinco años. Es muy interesante el dato que aparece si tomamos como corte el año 1997, año en que se registran las primeras acciones del Instituto Nacional del Teatro en la provincia, puesto que en el trienio 1997 y 2000 se crearon 20 grupos en la provincia del Chubut. Por supuesto que debemos de tener en cuenta que en muchos casos, hasta que se logra la consolidación de los elencos, los grupos se crean y desintegran rápidamente, reagrupándose en nuevas formaciones. Una práctica muy presente en la zona de la comarca.

La mayor estabilidad entre los grupos chubutenses la encontramos entre los grupos del Valle –Trelew y Puerto Madryn- con elencos como 5 Sesiones, Ampoya, Metateatro que sostienen una importante actividad teatral desde la fecha de su creación hasta la actualidad. Aunque es preciso aclarar que Teatro del tablón, de la ciudad de Esquel es el grupo que registra mayor trayectoria en la provincia, desde 1981 hasta la actualidad. Por su parte Comodoro Rivadavia presenta la mayor movilidad entre los integrantes de los grupos, con una renovación constante de actores y directores. Al redistribuir los datos teniendo en cuenta solamente los grupos en actividad, podemos observar cómo se equilibran las zonas: 34% zona sur, 31% Comarca y 35% en la zona del Valle.

Estos datos nos permitieron generar las primeras hipótesis de trabajo en relación con la gestión de los grupos independientes en nuestra provincia, las que se desarrollan en la segunda parte de este trabajo.

  1. Descripción de hipótesis realizadas, modelos empleados y/o desarrollados

La hipótesis provisional con la que comenzamos a delinear la presente propuesta de  investigación es aquella que señala que en la provincia del Chubut existirían tres modelos teatrales muy diferentes entre sí, localizados por zonas geográficas e históricas. Dicha hipótesis provisional surge de la misma historia del teatro chubutense y en Chubut, cuando los elencos vocacionales convivían con las compañías de operetas y zarzuelas, los radioteatro y los elencos provenientes de otras regiones. Los circuitos teatrales utilizados por los elencos en gira da cuenta de las siguientes integraciones (hemos desarrollado estos circuitos en trabajos anteriores como Perea: 2005 y Perea: 2007): Comodoro Rivadavia formaba parte de los circuitos que comprendían la zona costera desde Rio Gallegos hasta Comodoro Rivadavia; Trelew y Puerto Madryn se integraban al circuito costero que provenía –en líneas generales- desde Bahía Blanca; mientras que Esquel y otras localidades de la comarca andina recibían elencos provenientes del circuito Neuquino. Estos circuitos de gestión y producción teatral, si bien no son excluyentes, dejaron su huella en los diferentes modelos con que cada región define sus modos de ser y de hacer teatro.

Cabe aquí una aclaración. En el proyecto presentado oportunamente trabajamos con la idea de ‘modelos de gestión’, después de avanzar en el trabajo de campo específico creemos necesario hablar más que de modelizaciones posibles del teatro chubutense actual, de ‘modos’ de encarar la práctica. Así pues ‘modos’ en este trabajo se propone no como una categoría sino más bien como un interrogante, como la manera en que los grupos conciben su propia práctica. ‘Modos’ como una forma abierta, un tipo de acercamiento entre los grupos y sus estrategias de gestión y producción. ‘Modos de ser y de hacer’ como una manera de situarnos, de posicionarnos entre los deseos y las concreciones. ‘Modos’ como una manera de pensar múltiples escrituras, de fijar una manera particular de análisis para cada grupo, puesto que nuestra tarea principal es descriptiva e interpretativa.

Para explicar cada uno de estos ‘modos’ posibles, profundizamos en la mirada particular de los grupos ‘Teatro del tablón’ de Esquel (vigente desde 1985), el grupo ‘Metateatro’ de Trelew (vigente desde 1996) y la Rueda Teatro de Muñecos de Comodoro Rivadavia (vigente desde 1999).

5.   Teatralidades encontradas

En el marco de encuentros, fiestas y festivales de teatro es posible observar los modos de funcionamiento, producción y gestión del teatro chubutense actual. Se trata de espacios propicios para encuentros, pero también para que se produzcan interesantes desencuentros teóricos, estéticos, políticos, entre otras formas posibles, entre los grupos  de la región. Un espacio que permite observar las trayectorias, los diversos modelos de funcionamiento, y las búsquedas estéticas de los grupos y elencos presentes en los mismos, a la vez que observar las transformaciones que operan al interior de un grupo a lo largo de los años.

El corte temporal que hemos propuesto para esta investigación (1992-2012) nos permite adentrarnos en un teatro provincial ya plenamente afianzado. En este punto juega un papel preponderante el encuentro de Teatro de Esquel.  Este encuentro provincial, surgido a mediados de la década del ochenta, se consolida en los años noventa como un espacio de muestra e intercambio entre los grupos provinciales, llegando incluso a determinar el calendario de estrenos de muchos grupos que intentan llegar con nuevas producciones a octubre, fecha de realización del encuentro[3]. Al encuentro provincial se sumaron los certámenes nacionales y las acciones llevadas a cabo por el Instituto Nacional del Teatro generando un entramado de encuentros, fiestas y certámenes provinciales y regionales.

Los grupos, o al menos parte de sus integrantes, participan en fiestas, festivales y encuentros de teatro –ya sea que presenten una obra en el mismo o no- por diversos motivos casi todos vinculados a la formación específica. En las encuestas[4] tomadas en el marco del Festival ‘Teatro en Primavera/INT 2013’ consultábamos a los y las artistas locales lo siguiente (pregunta nº6 de la encuesta): “¿Cómo teatrero, qué le aportan los festivales y/o encuentros de teatro?” Se obtuvieron las siguientes respuestas:

Aportan conocimiento de distintos recursos para la puesta en escena. Abren horizontes y permiten el contacto con otros hacedores del teatro del país y de fuera de éste. Alimentan y enriquecen el pensamiento crítico. (sin datos, 30 años)

Creo que a Comodoro le aporta más cultura y diversidad (Valeria, 22 años)

Me aportan la posibilidad de conocer lo que se está haciendo en otras provincias, países, etc. En lo que respecta a la búsqueda de poéticas personales y nuevas dramaturgias (Lucía, 34 años)

Considero que los encuentros son una posibilidad de estímulo para generar nuevas producciones locales y, al mismo tiempo, saber cuál es el nivel de conocimiento y dominio de la técnica que estamos manejando en nuestra localidad. Los festivales son una forma muy rica de conocer distintas poéticas y de ver definiciones de Arte, o concepciones de teatro diversas (Natalia, 34 años)

Me aportan conocimientos, tanto como actor, transformación de personajes, escenografía, etc. (Camila, 19 años)

Me cultiva emocional e intelectualmente como abeja en campo floreado (Cerbatilla, 20 años)

Creo que los festivales y encuentros aportan otra perspectiva, poder ver cómo se trabaja en otros lugares, las diferentes puestas en escena, los recursos generan un intercambio que veo beneficioso para todos los que asisten (sin datos, 27 años)

Me parece que está bueno que se realicen, pero podrían realizarse seminarios que capaciten y generen propuestas con una producción final, para alentar el crecimiento local. Y hacer un festival local sería una magnífica idea, que se fomente el teatro local.

Aportes de varias técnicas. Resolución varias de estilos. Actuación. Puesta en escena. Dirección (sin datos)

Los festivales enriquecen los conocimientos teatrales y favorecen los acercamientos con otros teatreros (Ricardo, 61 años)

Los festivales me aportan ganas de hacer y de aprender (Aurora, 28 años)

Se observa en las respuestas anteriores como para muchos/as teatreros/as locales los festivales y encuentros aportan ‘conocimiento’, ‘estímulo’ y ‘otras perspectivas’ pero principalmente ‘enriquecen’, ‘cultivan’ y generan ‘ganas de hacer’. Pero ¿cómo se traducen estas ganas en el hacer específico?

Retrabajamos este interrogante en una nueva encuesta tomada en el marco de la ‘Fiesta Provincial del Teatro Chubut’ (Selectivo 2013), realizada desde el 27 al 30 de marzo de 2014 en Comodoro Rivadavia. De las entrevistas informales realizadas en dicha fiesta provincial surgen valiosos aportes para nuestra investigación puesto que la mayoría de los integrantes de los grupos con los que hemos podido intercambiar opiniones –muchos de ellos participaron en el relevamiento realizado en 2013- entienden que participar en este tipo de convocatorias ya sea con muestras o simplemente como espectadores, permite el intercambio productivo entre los grupos, y el acercamiento a otras propuestas que enriquecen sus propias búsquedas. Pero principalmente –y esta es una razón fundamental- los estimula a continuar y sostener sus propias producciones. Como oficio, el teatro necesita de estos intercambios entre los propios hacedores, puesto que gran parte del aprendizaje de lo teatral se fundamenta en ver hacer teatro, y en este hacer nos referimos a cuestiones centrales de producción y gestión. No es un dato menos si tenemos en cuenta que estos espacios de intercambio tenían lugar casi exclusivamente en el marco de la Fiesta Provincial de Esquel. Las fiestas provinciales y regionales y los circuitos propuestos desde el Instituto Nacional del Teatro movilizan tanto a los propios grupos como a los espectadores enriqueciendo el campo teatral con nuevas visiones y propuestas.

Destacamos, puesto que se vincula con las bases de esta investigación, que en el marco de esta Fiesta, el grupo Teatro del Tablón de Esquel recibió un premio en reconocimiento a sus treinta y cuatro años de trayectoria con producción sostenida. Es la primera vez que en la provincia se reconoce la labor específica de un grupo.

No decimos nada nuevo si sostenemos que los festivales hacen visible el teatro, podemos señalar, a modo de ejemplo, la aparición de proyectos de tesis de licenciatura en la carrera de letras vinculados de manera directa a presentaciones realizadas en los festivales. Quizás de esta apuesta surja también una crítica especializada, que permita cerrar un circuito teatral en el que hoy es posible reconocer hacedores, espectadores, investigadores y gestores culturales.

Sería preciso fomentar que en el marco de estos eventos se realicen acciones de devolución y diálogos entre especialistas. Nos referimos a una forma de intercambio ya presente en otras regiones, como espacios pautados de intercambio entre los participantes, generalmente coordinados por un profesional invitado que no pertenece a ninguno de los grupos participantes en la fiesta o encuentro. En Chubut los espacios de intercambio suelen sostenerse desde la afinidad o la simpatía de los grupos entre sí.

Decíamos en un trabajo anterior que:

Hoy la actividad teatral en Comodoro Rivadavia aparece como una labor excluyente de los grupos. El esfuerzo por persistir es el que determina el desarrollo del teatro local, a la vez que impide el fortalecimiento de la actividad. Sin apoyo oficial o privado y sin el respaldo masivo de un público que sólo asiste al teatro para ver los espectáculos provenientes de Buenos Aires, el teatro local ve opacadas sus posibilidades de crecimiento. La escasez de salas y el alto costo de los alquileres condicionan gravemente la cantidad de presentaciones de cada obra. En los últimos cinco años, el número de estrenos promedio fue tan sólo de tres obras, de las cuales la mayoría no supero las cinco funciones. En este contexto persistir en la lucha parecería ser la tarea principal en la que se encuentran abocados los grupos. Tarea que no siempre se logra, ya que los mismos generalmente se desintegran después del segundo trabajo. (Perea, 2005)

A casi diez años de aquella afirmación, es posible cotejar cómo fue cambiando la realidad del teatro local y cómo se visualizan las acciones desarrolladas, principalmente por el Instituto Nacional del Teatro.

BIBLIOGRAFIA:

Bibliografía:

Bourdieu, Chamboredon, Passeron (2002) El oficio del sociólogo. Presupuestos  epistemológicos. Argentina. Siglo veintiuno editores.

Bourdieu, Pierre, 1997, Las reglas del arte. Génesis y estructura del campo literario. Barcelona: Anagrama

Bourdieu, Pierre, 2002, Razones prácticas. Sobre la teoría de la acción,  Barcelona: Anagrama.

Bourdieu, Pierre, 2006, La distinción. Criterios y bases sociales del gusto. España: Taurus.

Burke, Peter, 2006, La revolución historiográfica francesa. La escuela de los Annales: 1929-1989, Barcelona: Gedisa.

Chartier, Roger, 2007, La historia o la lectura del tiempo, Barcelona: Gedisa.

Crespo, Edda Lía y Myriam Susana González (Editoras) 2010, Relaciones de género en la Patagonia: Actas de las I Jornadas Patagónicas de Estudio de Mujeres y Género. Comodoro Rivadavia: Vela al viento.

Danto, Arthur, 1989, Historia y narración, Barcelona: Gedisa.

De Marinis, Marco, 1997, Comprender el teatro. Lineamientos de una nueva teatrología, Buenos Aires: Galerna.

Eco, Umberto, 1985, Apostillas al nombre de la rosa, Buenos Aires: Lumen.

García Canclini Néstor, 1995, Culturas híbridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad. Argentina. Sudamericana.

Ginzburg, Carlo, 1999, Mitos, emblemas e indicios. Morfología e historia. Barcelona: Gedisa.

Pellettieri, Osvaldo, 1997, Una historia interrumpida. Teatro argentino moderno (1949/1976) Buenos Aires, Galerna.

Massip, Francesc, 2004, “El análisis del teatro a través de la iconografía” en revista Gestos nº 37abril 2004 (pp.11-30)

Pellettieri, Osvaldo (Director), 2005, Historia del teatro argentino en las provincias. Volumen I. Buenos Aires: Galerna.

Pellettieri, Osvaldo (Director), 2007, Historia del teatro argentino en las provincias. Volumen II. Buenos Aires: Galerna.

Perea- Stoyanoff, 2013 , Teatro 25. 25 años de Teatro en el Instituto Superior de Arte 806. Comodoro Rivadavia: ISA 806.

Perea, María Cecilia “Comodoro Rivadavia/Sarmiento 1954-2002” en Pellettieri (Director) Historia del Teatro Argentino en las Provincias. (Tomo III) Buenos Aires: Galerna/ INT. (en prensa)

____, (2007) “Trelew y Rawson: 1960-1970” en Pellettieri (Director) Historia del teatro Argentino en las Provincias. (Tomo II) Buenos Aires: Galerna/INT.

____, (2005) “Comodoro Rivadavia 1920-1954” en Pellettieri (Director) (2005) Historia del Teatro Argentino en las Provincias (Tomo I), Buenos Aires: Galerna.

___, (2013) Entrevista a María Rosa Bianchi realizada en Trelew el 11 de diciembre de 2013.

____, (2014) Entrevista a Daniela García realizada en Esquel los días 10 y 11 de marzo de 2014.

Rush, Michael, 2002, Nuevas expresiones artísticas a finales del siglo XX. Singapur: Destino.

Seibel, Beatriz, 1985, El teatro ‘bárbaro’ del interior, Buenos Aires: Ediciones de la Pluma.

Seibel, Beatriz, 1985, Los artistas trashumantes, Buenos Aires: Ediciones de la Pluma.

Seibel, Beatriz, 2010, historia del Teatro Argentino II. Buenos Aires:

Notas:

[1] El trabajo que presentamos a continuación corresponde a la primera parte de la investigación desarrollado en el marco de la Beca de Investigación del INT Chubut 2013, y se desprende del informe presentado oportunamente.

 

[2] Cabe aclarar que en los selectivos 2012 y 2013 realizados por el INT en Chubut participamos como Jurado.

[3] Derivamos para próximas investigaciones un estudio específico sobre el festival cordillerano puesto que la misma supera los límites planteados en la presente investigación.

[4] En el marco de dicha fiesta pusimos a circular un cuestionario referido a la participación de los elencos y grupos en las actividades propuestas. Se completaron dieciséis encuestas entre teatreros locales y espectadores habituales.