CPDT
logo CPDT
Premio
logo CPDT

Teatro del Mundo

Lo que vemos, lo que nos refleja, lo que nos identifica, lo que nos interpela. Teatro Argentino, Teatro Latinoamericano, Teatro Español... diálogos posibles. Teatro del mundo: miradas, perspectivas, propuestas, hibridaciones, mestizajes, particularidades. Teatro argentino por el mundo, teatro del mundo. Aquí y ahora: lugar de encuentro.

CENTROS: Entre la Performance y el Teatro: Carlos Llavata/ Valentín Torrens

AUTOR: María Cecilia Perea

A pesar de que por definición la performance permite cualquier tipo de uso del espacio, los artistas suelen permanecer frontales a los espectadores, sin producir modificaciones en esta relación durante el transcurso de la obra. La utilización de un espacio circular requiere que el mismo se piense como un espacio escultórico, pues debería ser atractivo para el espectador a 360º. En los casos estudiados, la elección del centro implicó la conformación de un ámbito escénico en ‘O’ (arena central con los espectadores rodeando la acción), pero que al avanzar la propuesta se transformaba en un ámbito en ‘U’ (los espectadores rodean las acción por tres cuartas partes del círculo), dada la frontalidad con la que los artistas se ubican en el espacio cuando lo estructuran como un centro.

Llavata

Acción Valencia, de Carlos Llavata (Valencia, 1964). Una mesa y una silla que han sido colocadas en la plaza de la Peregrina modifican la visión del lugar e informan al espectador que algo está por suceder. El performer se acerca a la mesa, abre una valija y comienza a sacar de su interior una serie de objetos que irá mostrando uno a uno los espectadores curiosos que comienzan a agruparse en torno a la acción, mediante una caminata circular que realiza para establecer el perímetro del espacio de la acción, un límite que se mantendrá como tal a lo largo de toda la performance. Realiza un giro por cada uno de los objetos que expone detenidamente ante los espectadores: una linterna, un plato, un cuchillo, una naranja, una cajita de música, unos guantes de boxeo que lleva puestos. Acción Valencia fue presentada en dos de los festivales analizados en ámbitos diferentes: en la plaza en ‘Chámalle X’ y en sala en ‘Acción es León’, todas estas pequeñas acciones no formaron parte de la presentación en sala. Estas acciones no parecen formar parte de la idea original de la propuesta, sino haberse incorporado con el objetivo de que todos y cada uno de los espectadores tuviesen claro que la acción consistirá en pelar una naranja con un pequeño cuchillo con los guantes de box puestos. Una decisión que desde nuestra perspectiva vuelve muy previsible la acción.  A continuación se sienta en la silla, coloca los elementos sobre la mesa y comienza a pelar la naranja. La performance concluye cuando se cumple con este objetivo. La previsibilidad de la performance no parece ser un inconveniente para los numerosos espectadores que han permanecido muy atentos durante toda la obra, riendo y comentando las diversas peripecias que Carlos Llavata debe resolver para llegar a comer la naranja. Inicialmente el espacio se establece como un ámbito en ‘O’, pero que desde el momento en que el performer se sienta junto a la mesa se vuelve frontal, ya que queda de espaldas a la mitad de los espectadores. El hecho de haber presenciado esta misma acción en dos espacios diferentes (afuera y adentro) nos permite ahondar en el tema de la adaptación de las propuestas ámbitos escénicos distintos. Muchos elementos nos indican que estamos frente a una performance creada para ser presentada en una sala que se adapta al espacio exterior. Basta con señalar cómo en el afuera se pierde totalmente el sonido de la cajita de música, mientras que en el caso de la sala éste completa la acción. Sólo encontramos dos objetos que han variado de la sala al espacio público: la valija y la linterna, como si el artista nos señalara a través de estos dos objetos que los únicos problemas que deberá resolver para adaptar su obra al espacio exterior fuesen los de la iluminación, ya que la misma tuvo lugar alrededor de las horas, y el traslado de los objetos. Por ello, podemos conjeturar que en ningún momento se ha tenido en cuenta que el espacio público no es un espacio vacío, sino un espacio colmado de elementos y situaciones que se deben tener en cuenta al momento de definir la performance. desde nuestra perspectiva, las performances que mejor funcionan en el espacio público son aquellas en las que la definición del espacio forma parte de la idea generadora de la propuesta.

Torrens

Otra mesa, otra plaza y otra valija. Equipado con una pequeña maleta, Valentín Torrens (Huesca, 1951) presentó en la plaza de Les Escaules lo que se podría definir como: ‘el kit elemental e indispensable de todo performer’. En Materiales para performance, top mesa semi ambulante, Valentín Torrens presenta con mucho humor y una aguda ironía,  a la manera de los antiguos vendedores ambulantes que recorrían los pueblos,   los tres o cuatro elementos básicos que se necesitan para componer una performance, entre los que no faltaron los rollos de cinta al estilo Esther Ferrer, libros, agua, fuego, bolsas de todo tipo. Esta ‘performance dentro de la performance’ que Valentín Torrens improvisó en la Muga Caula aporta al debate sobre el estado actual de la performance el tema de la originalidad de la idea y la reiteración de los recursos.

 

(Fragmento del capítulo ‘Centros’ en Performance y espacio público