CPDT
logo CPDT
Premio

Teoría y Crítica

Esta sección reúne diversos materiales vinculados con el análisis crítico del teatro y la performance, con el objetivo de difundir y fomentar los estudios teatrales y performativos en Patagonia o referidos a grupos regionales.

Exposición presentada en el Museo Ferroportuario de Comodoro Rivadavia
Comodoro Rivadavia, viernes 08 de marzo del 2013

Reconstruyendo Alas

TEXTO: María Cecilia Perea
FOTOGRAFIA: Gentileza Estela Cháves

Hay en la obra de Estela Chaves una manera particular de situarse frente al mundo. Repaso en mi memoria y creo que en realidad pocas exposiciones me han conmovido como sus mariposas. Ese justo equilibrio entre el compromiso ideológico y el universo femenino visto como un ámbito de tensiones entre la imagen y la expresión del pensamiento. Compromiso con la vida, persistencia en la lucha, coraje.

Es indudable que Estela se conecta con su obra desde una idea: sabe lo que quiere hacer. Lo sabe conceptualmente, lo sabe emocionalmente, lo sabe por puro instinto. La artista comodorense no se encierra en  los materiales, deja que aparezcan como transformaciones posibles, como la metamorfosis de una idea sentimiento, de una idea acción.

Uno recorre la muestra de una manera particular, generando y encontrando las múltiples lecturas que la obra en su conjunto nos propone. Hay presente en la muestra un universo significante cargado de ideología y de dolor, y es por ello que el recorrido por la instalación tiene algo de reparador. Cada paso, cada obra, cada propuesta se integra en las anteriores. Imagen, palabra, objeto, espacio, tiempo y memoria son elementos que se combinan entre sí generando múltiples lecturas a golpe de mirada.

 

Al ingresar a la sala, la mirada se detiene en ‘El abrazo’, una imagen que nos muestra justamente ese seguro último abrazo entre las mariposas antes de ser brutalmente asesinadas. Hay en sus miradas, en la preponderancia del dibujo, en los rostros y las manos que se entrelazan en un gesto de profunda tristeza y de resignación ante la injusticia y el dolor de una muerte cercana, cruel y violenta, que saben ya presente. Estela nos presenta a estas mujeres desde la fragilidad de su ser femenino y desde la fortaleza de sus convicciones. Es posible vislumbrar en los rostros que la artista perfila, la aceptación de un destino que las transformó en símbolos de la lucha contra la violencia de género. Lamentablemente símbolo del inicio –aunque no el único- de una lucha que está lejos aún de llegar al final.

La vida de las hermanas Mirabal se relata junto al abrazo. La breve descripción nos obliga a volver la mirada nuevamente hacia la obra, y en este ir y venir entre el dibujo y la fotografía descubrimos cómo desde la fragilidad es posible generar la acción transformadora antes y ahora.

chaves 3

Mariposas quebradas, mariposas rasgadas, mariposas grises, mariposas blancas, mariposas atrapadas. Tristes mariposas encerradas en la serie de pequeñas imágenes que componen un mosaico de sensaciones y que funciona como múltiples posibilidades de un decir con fuerte carga de denuncia (imagino estas y otras mujeres encerradas, lastimadas, atrapadas).  Mariposas que persisten obstinadamente en su necesidad de volar frente a unos límites impuestos –aquí por la propia tela-  y de las que presentimos apenas los torpes aleteos de sus alas de papel.

La segunda sala nos aleja -un poco, al menos- del desgarro para sumergirnos en un universo reparador. Porque aquí y ahora son decenas de mariposas de colores las que desbordan los límites de la caja que las contiene, pequeña rebeldía que nos permiten recuperar cierta inocencia, cierta pureza de los colores y las formas (o quizás lo pienso porque veo que una niña se ha detenido a jugar con ellas, justo en este instante). El color de las mariposas se traslada a los vestidos que multiplican y resignifican las composiciones que giran en torno a la idea de los vestidos blancos y que finalmente se materializa en ese vestido ajustado a un maniquí de costurera que nos invita a sumar nuestra flor como gesto de transformación. Entre los objetos, un bolso que contiene perlas blancas.

Chaves 2

Lo que desborda el marco, y nos devuelve como un espejo hacia nuestras propias emociones y experiencias es la pintura: aquí el desgarro y la reparación ya no se proponen para el espectador. Tengo la sensación de que en esta obra en particular está muy presente la artista, un proceso inacabado que instala a Estela en un compromiso con las transformaciones internas y externas posibles. Me queda la sensación de asistir a una obra en proceso, una búsqueda que se multiplicará en otras formas posibles.

Chaves